Quinto Desafío: Gobernanza, Nueva Constitución y Descentralización

Vivimos en un escenario determinante para el país, las regiones, las comunas y para cada uno de sus habitantes. Nadie quedó indiferente ante las movilizaciones que surgieron en octubre de 2019. Ningún político, ningún medio, canal de televisión o radio, ninguna discusión en casa quedó ajena a las demandas planteadas. El país despertó y no aceptará más dilaciones en la toma de decisiones que los afectan.

A raíz del estallido social se logró algo inesperado, la posibilidad de tener una nueva Constitución. Surgieron debates sobre lo mejor para el país, hemos vuelto a hacer política en las calles, en las conversaciones y en la vida diaria. Hoy, más que nunca, somos todos protagonistas del cambio. Nunca más se aceptarán políticas públicas diseñadas bajo la lupa de algunos expertos y discutidas entre cuatro paredes. El centralismo ya no puede ser el sistema mediante el cual se solucionen las demandas. La posibilidad de una nueva Constitución junto a iniciativas como la elección de gobernadores regionales y mayores atribuciones a las regiones, contribuye a un país capaz de tomar mejores decisiones, con mayor cercanía a las personas que habitan los distintos territorios.

 

Autoridad Metropolitana de Transporte

Es necesario que las decisiones sobre el transporte público, el uso de las calles y la priorización de diversos modos de desplazamiento se realicen en el lugar en que se tiene la información sobre las necesidades: la ciudad.

 

Manejo del tema ambiental

Ni el nivel local, ni el nacional, son capaces de abordar la expresión territorial de este complejo asunto. Existen al menos tres entidades a nivel nacional involucradas con la gestión ambiental en Santiago: el Ministerio de Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental, la Seremi de Salud y, si uno extiende el tema a reparticiones públicas que participan de modo eventual: el Instituto de Desarrollo Agropecuario y la Superintendencia de Servicios Sanitarios. Por mientras, al menos, el Intendente preside la Comisión de Evaluación Ambiental de Santiago —que aplica las normas ambientales— y evalúa los proyectos para Santiago. La superintendencia de Medio Ambiente tiene tres inspectores para todo Santiago. Tres. ¿Se puede excluir al Gobierno Regional?

 

Ordenamiento territorial, reglas claras y desarrollo urbano

La importancia de planificar el crecimiento de las ciudades está fuera de discusión. Sin reglas del juego, en una ciudad hay ley de la selva. La expansión de las empresas inmobiliarias, siempre en tensión con la permanencia de los bienes públicos, queda sin control. Entonces la ciudad hay que ordenarla y hay que planificar, con reglas conocidas por todos. En Santiago Región, la comuna de Estación Central es uno de los ejemplos más claros de lo que ocurre cuando el territorio no se planifica. Este municipio no tiene un plan regulador. Así de simple. ¿Resultado? Una explosión inmobiliaria en la comuna que, sólo en 2016, concentró el 17,6% de todas las ventas de departamentos, impulsada por una nula restricción a la altura de los edificios y ninguna ordenanza de conservación. Así, Estación Central tiene hoy torres de treinta pisos o más, sin obras de mitigación, que perjudican no sólo a los vecinos antiguos, que quedan encerrados en sombras eternas proyectadas por las gigantescas moles, sin mencionar la pérdida de privacidad. Es necesario contar con un modelo de ordenamiento territorial, lo antes posible.

Compartir