2020 fue un año doloroso para todas y todos. Nunca pensamos que un virus nos tendría encerrados, alejados de nuestras familias y amigos y con días cargados de ansiedad e incertidumbre. Muchos sufrieron la partida de un ser querido, perdieron su trabajo, pasaron hambre y desesperación por una enfermedad compleja, que aún nos sigue amenazando.
Hoy es un día para reflexionar ¿Qué aprendimos en esta pandemia? ¿Qué lecciones nos dejó?
Este 2021 disfrutemos cada día como si fuera el último, renovemos nuestra esperanza por un Santiago más justo para todas y todos. Trabajemos por ello a diario, hagamos que nuestros ojos brillen y que nuestro corazón se alegre con las cosas hermosas que la vida nos regala.
¡Feliz año nuevo, que sean 12 meses mejores para todas y todos! Un fuerte abrazo para cada uno de ustedes y a seguir cuidándonos.